Smartwatches ¿Un capricho o sirven para algo?



Es una pregunta difícil pues dependerá del perfil y necesidades de cada usuario. Así como de su poder adquisitivo

Por lo que me limitaré a mostrar varios puntos de vista y contar mi experiencia, después de medio año usando un reloj inteligente



Justificando el coste (o intentándolo)

Lo primero que trataremos es su coste e intentaremos justificarlo. Dejando de lado los carísimos relojes de Apple y la hornada de smartwatches baratos sin Android que solo sirven para notificaciones del smartphone y poco más; centrándonos solo en los relojes Android podemos decir que en Europa, el precio medio de uno de estos dispositivos está en unos 250 €. En USA y Asia son más económicos. Como en toda la electrónica, parece que los europeos tenemos una especie de maldición por la cual no sólo somos los últimos en recibir las novedades, sino que además resulta bastante más cara

Pensaréis que eso es lo que cuesta un smartphone de gama media, por lo que en esta comparación, claramente el smartwach parece un poco desorbitado en precios


Pero si eres amante de los relojes, sabes que cualquier reloj con una calidad y diseño aceptables se acerca, si no sobrepasa esos precios y solo sirve para dar la hora, decorar tu muñeca y poco más. Por lo que comparado con los relojes de gama media hacia arriba, los smartwatches no son nada caros

La funcionalidad

El reloj inteligente, como reloj, de inteligente tiene poco. No es capaz de dar la hora correcta cuando se enciende. Necesita tomarla del teléfono mediante conexión. Eso deja ver claramente la alta dependencia del smartphone. Por lo que un reloj convencional, en cuanto a su función de dar la hora, es muy superior a uno inteligente. No obstante, teniendo en cuenta que estos relojes empiezan a tener wifi, no tardaremos en verlos independizarse del smartphone para depender más de la conexión wifi

Mientras llega ese momento ten claro que un smatwatch no es un reloj. Es un complemento del smartphone
En cuanto a la estética, a pesar de existir centenares de carátulas diferentes (pantallas con apariencia de reloj digital o analógico), por muy bella que sea la carátula elegida, siempre será un dibujo en una pantalla y no un precioso reloj con terminaciones metálicas, doradas y relieves. Bajo mi punto de vista, los smartwatches con apariencia de reloj analógico que simulan a los Rolex u otras prestigiosas marcas, son vanos intentos de convertir estos aparatos en lo que no son. Para fardar de lo que no se tiene, mejor una imitación china de algunas decenas de euros

No obstante siendo menos purista, si te gustan los relojes digitales o te gusta variar mucho el aspecto de tu reloj, con uno de estos vas a disfrutar de lo lindo. Las posibilidades son tantas que incluso podrás tener modelos exclusivos creados por ti gracias a las aplicaciones que permiten crear nuestras propias carátulas

Para los amantes de los datos y funcionalidades, estos inteligentes amigos también ofrecen un sinfín de posibilidades que van desde el clima, la hora de salida y puesta de sol, brújula, posicionamiento en mapas, los pasos caminados, el ritmo cardiaco  e incluso eventos del calendario


La perspectiva de Android en los smartwatches es otro de los puntos a tener en cuenta antes de emitir veredicto sobre la existencia y necesidad de estos aparatos. En tan solo 6 meses que disfruto del mío, el cambio del sistema ha sido enorme. Claramente es un producto que está empezando y evolucionando a gran velocidad. Cuando lo compré había pocas aplicaciones para Android Wear, no tenía wifi y el sistema no era tan usable como ahora. Como ya he comentado, han iniciado el camino de independencia del smartphone, gracias a que ya integran wifi y el ecosistema de aplicaciones no para de crecer, tanto en cantidad como en calidad

Ya para terminar voy a resaltar los puntos fuertes que lo hacen imprescindible en mi día a día

  1. Son un lazo de seguridad hacia tu smartphone. Es decir, tu reloj te avisará tan pronto pierda conexión con el teléfono. Si tienes un smartphone de gama media-alta, tan solo con una vez que tu reloj te avise de que te lo estás dejando olvidado en un lugar peligroso ya habrás amortizado el coste del reloj
  2. Poder contestar un mensaje por voz, desde la muñeca sin tener que sacar el teléfono del bolsillo, o poder contestar una llamada, cuando el teléfono está a unos metros de ti, sobre una mesa, supone una comodidad enorme y un ahorro de tiempo. Si valoras tu tiempo y comodidad en dinero, tal vez veas que el precio de un smartwatch no es tan desorbitado
  3. Lo mismo podemos decir de las notificaciones. Cuando recibes un mensaje de alguien o de alguna aplicación, puede que sea importante o irrelevante. Si no tienes smatwatch, tendrás que sacar el teléfono del bolsillo para mirar y decidir si requiere acción inmediata o puede esperar. Ese tiempo se reduce drásticamente con un reloj inteligente. En apenas dos segundos sabrás si ese mensaje que acabas de recibir, puede o no puede esperar
  4. Para hacer la compra se necesitan las dos manos. Una para empujar el carro (o las dos) y otra para coger cosas (o las dos). No resulta nada cómodo andar con listas en papel y bolis, tachando cosas, o con el smartphone ocupando una mano, sobre todo si tienes un smatphone grande. Tener la lista de la compra en el reloj da una libertad de movimiento y comodidad que al final también se traduce en ahorro de tiempo
  5. Si tienes dispositivos conectados, como televisores inteligentes, ordenadores o equipos de música, podrás controlarlos desde la muñeca. En mi caso, tengo un equipo de sonido conectado que se controla desde el smartphone o desde el reloj, lo que me permite cómodamente poder cambiar de canción o regular el volumen. Eso es lo más básico que se puede hacer. Hay quien controla la casa entera desde su muñeca, no obstante esto aún está un poco fuera de alcance, sobre todo por el coste de domotizar una vivienda
  6. Poder anotar por voz, cualquier recordatorio o evento de calendario, sin necesidad de desocupar tus manos es otra cosa en la que estos cacharritos no tienen rival. ¿Cuántas veces has querido anotar algo y estás conduciendo, tienes las manos mojadas o pringadas y no puedes tocar el smartphone o lo tienes lejos y estás haciendo algo que no puedes soltar? Si te pasa a menudo el smartwatch te ayudará a no perder aquello que quieres anotar, pero no puedes

Conclusión: Si no te apasiona la tecnología y tan solo buscas un reloj. El smartwatch no es para ti. No es tan bonito como un reloj, hay que cargarlo casi todos los días y no funciona correctamente sin smartphone

Por el contrario, si te gusta estar conectado y consumes mucho tiempo al día con el smartphone o tienes una agenda complicada y gestionas muchos contactos, llamadas y mensajes, el smartwatch te ayudará a ganar tiempo, comodidad y a no olvidar, demorar o dejar de anotar lo importante

Por todo esto, correré a por otro cuando se rompa el que tengo. No pensaba igual las primeras semanas; más bien pensaba que me había dado un capricho de casi 250 €





Google+ Badge